Valores, personas y líderes

Sí, lo sabemos: no es la primera, ni la segunda, ni la tercera vez que hablamos de valores (y suponemos que no será la última). Creemos que la importancia del tema merece que sigamos escribiendo sobre los valores y sobre cómo deben de estar reflejados en todas las acciones que llevemos a cabo. Y aquí hablamos de valores de empresa, pero todo ello se puede llevar también al plano personal.

EL PESIMISTA SE QUEJA DEL VIENTO. EL OPTIMISTA ESPERA A QUE CAMBIE. EL LÍDER ARREGLA LAS VELAS 
(JOHN MAXWELL)

No vamos a volver a explicar qué son los valores corporativos ni cómo hay que comunicarlos porque podéis leerlo en nuestros anteriores artículos. Aún así, vamos a quedarnos con una idea: los valores corporativos son “ese no sé qué” que hacen que prefiramos unas marcas a otras y que las diferencian entre ellas.

De la teoría a la práctica

Lo que ocurre es que muchas veces “ese no sé qué” se queda en una mera declaración de intenciones de la empresa, unas cuantas palabras y conceptos escritos en alguna pestaña de la web corporativa y/o colgadas en un bonito marco en la pared del despacho del director (queríamos decir “del CEO”, perdón).

Todas nuestras acciones comunican y todas nuestras acciones deberían comunicar nuestros valores. Y en esas acciones también se incluyen el equipo con el que contamos en la empresa, la red de colaboradores y la red de clientes. En bitubi comunicación, por ejemplo, trabajamos con una red de colaboradores con la que nos sentimos identificadas porque compartimos algo más que hacer un trabajo. Y con los clientes, nos pasa lo mismo: tenemos una relación cercana (que no siempre es cercana geográficamente hablando) en la que valoramos la honestidad y la sinceridad por encima de todo. Por eso, en alguna ocasión hemos dicho que no a algún proyecto que nos ha llegado, con todo lo que ello supone para una empresa como la nuestra; y, por la misma razón, hemos dicho que sí a algún proyecto que, sabiendo que su reporte económico no iba a ser elevado, nos ha transmitido “ese no sé qué” que tanto valoramos.

Las ofertas de trabajo y los valores

Y, como todo comunica, también lo hacen las ofertas de trabajo que se publican. Ejemplos de empresas que lo único que quieren es darse a conocer a través de plataformas de empleo, hay bastantes; ejemplos de empresas que no tienen valores y ofrecen un trabajo por una remuneración cuasi ilegal, también las hay. Y, unas y otras, por el poder de las redes sociales, se conocen y se llegan a hacer virales, haciendo que algunas empresas rectifiquen después.

Lo que no se suele poner como ejemplo son buenas prácticas en este sentido. Ofertas de trabajo que ya, sólo por la oferta, sabes que las personas que forman parte de esa empresa, tienen “ese no sé qué“. Y en bitubi comunicación vamos a poneros un ejemplo:

Pantallazo de LinkedIn extraído con consentimiento de su autor 

Cuando nosotras vimos esa oferta de trabajo pensamos que qué pena no poder acceder a ella (por una cuestión geográfica, entre otras razones) porque, ¿desprende o no desprende “buen rollo”? Pues eso, precisamente ese “buen rollo” es lo que son los valores; y esto es algo que no tiene que ver con tener en la oficina un billar, un futbolín o hacer las reuniones en un sofá (que tampoco pasa nada por tenerlos). Tiene que ver con las ganas que tienen las personas que están al frente de un proyecto de que en sus empresas haya profesionales implicados con su trabajo y con unos valores como la copa de un pino. Son personas a las que se les puede llamar líderes y son personas a las que les pides permiso para publicar esto y te contestan que les da cierto pudor ser ejemplo de nada.

Valores. Personas. Líderes de equipos. Qué sencillo y qué difícil.

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *