Redes sociales: evolución y relación con las marcas

El uso habitual de las redes sociales ha cambiado nuestra manera de comunicarnos tanto a nivel personal como profesional. Hoy en día nos parece que estas redes sociales siempre han estado ahí, pero debemos tener en cuenta que la mayoría de ellas hace apenas 15 años que llegaron para quedarse.

¿Cuándo vieron la luz las principales redes sociales?

No sabemos si os imagináis vuestro día a día sin utilizar WhatsApp, Facebook, Twitter, Instagram, Youtube o LinkedIn, por nombrar algunas de las redes sociales más utilizadas. Nosotras no. Sin embargo, hace no mucho tiempo vivíamos y trabajábamos sin ellas. Y, sí, ya sabemos que como dijo Einstein “el tiempo es relativo”, pero es que:

  • Instagram acaba de cumplir 10 años en octubre, ya que comenzó su andadura en 2010;
  • WhatsApp saltó al universo IOS en 2009 (aunque su uso masivo para IOS y Android fue a partir de 2012);
  • Twitter vio la luz en 2006;
  • Youtube se lanzó en 2005;
  • Facebook lo hizo en 2004; y
  • LinkedIn es la hermana mayor de todas ellas: nació en 2003.

En 2019 el 85% de las personas encuestadas (internautas entre 25 y 65 años) en el “Estudio anual de redes sociales” que publica IAB Spain usaba redes sociales de forma habitual; en lo que vamos de 2020 el porcentaje es del 87%, lo que vienen a ser 25,9 millones de personas, que se dice pronto.

¿Para qué usamos las redes sociales?

En las conclusiones del estudio mencionado, el fin está claro: el 81% de las personas objeto del estudio afirman que su objetivo es el entretenimiento: ver vídeos o escuchar música, chatear y enviar mensajes, publicar y colgar contenido y ver qué hacen los contactos son las actividades principales. Además, de forma transversal, el 77% usan las redes sociales para interactuar (más de la mitad para chatear y enviar mensajes) y el 66% para informarse (destacando el uso para contactar con el servicio al cliente de una marca).

Imagen: Estudio anual de redes sociales 2020

Si nos centramos en el contenido que consumimos, preferimos los contenidos duraderos (65%) sobre los contenidos efímeros (35%), aunque visualizamos un 50% de publicaciones de cada tipo.

En cuanto al contenido de los vídeos, un 56% manifiesta que lo que más vemos son vídeos tutoriales, seguidos de los vídeos humorísticos (50%) y musicales (45%).

Pero, ¿cuál es el uso que damos a cada red? El actual uso de Facebook continúa siendo bastante similar al objetivo con el que se creó: interactuar entre familiares y amigos y compartir experiencias. Si bien esta red social está perdiendo usuarios a nivel mundial, continúa siendo una de las más extendidas y en las que más contenido se genera y comparte.

LinkedIn, a nivel de objetivo de la red social, tampoco ha sufrido un gran cambio desde que se creó: continúa siendo la red por excelencia para contactos interesantes a nivel laboral y para encontrar o cambiar de trabajo.

En el caso de Twitter, la cosa cambia: si bien nació como un microblog (al inicio de su existencia, había controversia por llamarla “red social”), actualmente se ha convertido en una plataforma en la que expresar opiniones, debatir sobre temas de actualidad, quejarse y contactar con la atención al cliente de las marcas, sobre todo, cuando tenemos un problema.

Instagram, que nació con el objetivo de poder compartir imágenes de forma instantánea y poder contar en tiempo real dónde estaba y qué estaba haciendo la persona que publicaba, ha perdido gran parte de su frescura, ya que las imágenes y vídeos que nos muestra se mejoran y se editan a través de múltiples herramientas. Muchas veces criticada por ser la gran red del postureo, no podemos negar que su influencia es cada vez mayor.

Redes sociales y publicidad de marcas: ¿qué opinión tenemos?

Con un mercado tan amplio, para las marcas es fundamental conocer cuál es el uso que damos a las redes sociales y qué franja de edad utiliza cada una de ellas. Y, es que, si hasta hace relativamente pocos años, se nos hacía extraño que las marcas publicitaran sus productos o servicios en redes sociales, actualmente lo raro es no ver alguna publicación patrocinada.

Así, la inversión en publicidad en 2020 la lidera Instagram, con un 61% y es Facebook quien tiene mayor caída en inversión publicitaria, pasando de un 56% en 2019 a un 42% en 2020.  Destaca también la subida de inversión en WhatsApp, con un incremento del 8% respecto a 2019 y quedándose en un 15%.

Pero, ¿aceptamos la publicidad en redes sociales? Un 34% de las personas objeto del estudio dijeron que les gusta que les aparezca publicidad en redes sociales acorde a sus intereses, siendo un 27% quienes declaran que no. El resto, un 39%, afirman que les da igual. Es significativo señalar, además, que quienes hacen “click” en los anuncios que ven en redes sociales son, en mayor proporción, las personas menores de 40 años. Y, si bien, la tendencia es a tener cada vez más anuncios y publicaciones patrocinadas en nuestros muros, la compra por impulso a través de esta publicidad no es todavía una tendencia: consumimos los anuncios, vemos e interactuamos con las publicaciones patrocinadas para, sobre todo:

  • informarnos sobre la marca, el producto o servicio que nos muestran;
  • preguntar dudas sobre precio, calidad y servicio de envío/entrega;
  • conocer la opinión de otros usuarios.

Con todos estos datos no es de extrañar que las marcas, incluso las más tradicionales, lleven ya años cambiando su enfoque publicitario, centrándolo cada vez más en redes sociales. ¿Quién no querría saber que su marca está llegando exactamente, no sólo al púbico, si no a la persona más interesado en ella? Y es que la segmentación del público objetivo que podemos hacer en redes (y, por extensión, en el mundo online) no tiene comparación con la segmentación publicitaria tradicional.

 

 


Imagen destacada: https://www.freepik.es/fotos/fondo. Imagen creado por freepik – www.freepik.es

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *