¿Qué turismo queremos en Bilbao?

mayo 21, 2019
bitubi comunicación

Hay imágenes que nunca podremos olvidar. Entre ellas, aunque parezca curioso, están las de la construcción del Museo Guggenheim. Ver cada mañana al ir a la universidad el avance de las obras nos marcó. Y os preguntaréis qué tienen que ver las obras del Guggenheim con la pregunta que nos hacemos en el título de este artículo. Os lo revelamos ya mismo.

Imagen: Niclas Dehmel (vía unsplash)

El efecto Guggenheim

La inauguración del Museo Guggenheim el 18 de octubre de 1997 supuso un antes y un después para Bilbao. Su construcción, junto con un plan general de regeneración de la Villa de Bilbao, fue el detonante para que Bilbao pasara de ser una ciudad en plena decadencia industrial a convertirse en lo que es hoy en día: una ciudad que atrae turismo. El denominado “efecto Guggenheim” es visto como caso de estudio en universidades y escuelas de negocio y es claro ejemplo de remodelación de una ciudad claramente industrial hacia una ciudad de servicio y una ciudad turística.

Pero, realmente, tuvieron que pasar varios años para que el efecto en la ciudad fuera visible. En bitubi comunicación fuimos testigos de ese cambio en primera persona: Marta trabajó 10 años en uno de los hoteles de nuestro botxo y tuvo la suerte de vivir directamente cómo la percepción de Bilbao cambiaba y cómo cada vez íbamos recibiendo más turistas. El punto de inflexión llegó cuando pasamos de una estacionalidad muy marcada en la que el verano era época baja y los fines de semana eran muy tranquilos y con una ocupación media del 50%, a llegar a ocupaciones cercanas al 100% tanto en verano como en Semana Santa y los fines de semana. Y, es que, hasta entonces, la ocupación hotelera en Bilbao era mucho mayor de lunes a viernes debido a los viajes de trabajo.

Nuevo turismo, nuevos hoteles

Imagen: José Manuel Botana en Pixabay

Este incremento del turismo y de nuevos perfiles turísticos, supuso la apertura de otros tipos de alojamiento que hasta entonces no existían en nuestra ciudad, como el Akelarre Hostel, primer albergue privado de Bilbao que este año ha cumplido 10 años. Desde entonces, la oferta de alojamiento en Bilbao no ha parado de crecer, tanto en número de plazas ofertadas como en tipologías de alojamiento; por ejemplo, con el primer hotel cápsula del estado o con el actual proyecto de hotel dirigido al colectivo LGTBIQ+ que se ubicará en Bilbao La Vieja.

Imagen: bitubi comunicación

El futuro del turismo en Bilbao

Y es ahí donde radican nuestros dilemas y preguntas. ¿Hay demanda para tanta oferta? ¿Abrir hoteles significa aumentar el turismo? ¿Hasta dónde podemos y queremos crecer? ¿Cuántos turistas más podemos y queremos tener? ¿Qué tipo de turistas podemos y queremos tener? ¿Se podrán cubrir todas las plazas hoteleras que se oferten? ¿Y la sostenibilidad de la ciudad?

En la presentación del Plan de acción de turismo 2019-2025 de Bilbao Bizkaia el pasado 10 de enero, Imanol Pradales, Diputado Foral de Desarrollo Económico y Territorial, señaló que los objetivos de cara a 2025 pasan no solo por atraer más turistas si no por hacerlo bajo las premisas de:

  • Crecimiento sostenido. Bilbao Bizkaia apuesta por seguir aumentando el número de pernoctaciones en el territorio, mejorando así la estancia media y la distribución del turismo por todo el territorio.
  • Crecimiento cualitativo. El plan de acción aboga por conseguir ampliar el gasto en destino, a través de un aumento de las compras en el comercio local del territorio y a través de un mayor gasto en compra de experiencias turísticas y de experiencias culturales en destino.
  • Crecimiento sostenible. De cara a 2025 se establece como prioritario reforzar la demanda de los mercados internacionales y mejorar la tasa de repetición (actualmente, esta tasa es del 30% para el mercado nacional y del 11% en el mercado internacional). Además, se establece que esta repetición pueda generar un flujo de llegadas fuera de temporada alta y que esté bien repartida por todo el territorio.

Buscar el equilibrio entre crecimiento y sostenibilidad será uno de los grandes retos de Bilbao. Atraer un turismo de calidad, respetuoso con el medio, la cultura y las tradiciones será uno de nuestros mayores logros. Sigamos trabajando para que así sea, porque, aunque ya tenemos parte andada, el camino sigue siendo largo y cambiante.

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *