¿Mientes sobre tus vacaciones?

julio 04, 2019
bitubi comunicación

Que las imágenes de algunos alojamientos, tanto en su web como en los catálogos que vemos en las agencias de viajes, están algo trucadas en cuanto al color del agua de sus piscinas o del mar que tienen de frente, no es algo que os vayamos a descubrir en este artículo. Tampoco que, a veces, las imágenes de las habitaciones que nos ofrecen no sean un fiel reflejo de la realidad o que, yendo al buffet del desayuno, no haya ni rastro de esas apetitosas frutas o de un café con espuma.

Todo esto, quienes más quienes menos, lo sabemos, lo asumimos y hacemos un esfuerzo en pensar cómo será realmente todo eso que vemos con tan buen ángulo y tan buena luz. También es verdad que gracias a plataformas tipo booking o trip advisor, podemos ver imágenes reales de otros viajeros que han elegido ese destino o ese alojamiento que nosotros tenemos en mente. Hasta aquí, todo entra en lo que consideramos “normal” y somos capaces de hacer esa distinción entre expectativa y realidad.

Photo by Jeff Ackley on Unsplash

Cuando un destino miente más allá de las imágenes que publica

El problema lo encontramos cuando llegamos a un destino con una “promesa” y al estar allí nos damos cuenta que de aquello que nos habían prometido no hay nada. Si en el párrafo anterior mencionábamos a booking o a trip advisor como plataformas que nos devuelven a la realidad, en esta ocasión, dejamos patente que algunas de las imágenes que vemos en determinados perfiles de instagram nos alejan de esa visión real de una zona turística. Imágenes de playas desiertas, de anocheceres mágicos sin nadie alrededor o de ese banco al borde de un acantilado mirando al mar, nos animan a decidirnos por un destino concreto. Lo que nadie publica es la contra de esas imágenes: las colas de gente que se forman en esos escenarios esperando a captar esa foto solitaria para luego subirla a redes sociales.

También esto lo tenemos cada vez más presente y comenzamos a distinguir claramente lo que es “postureo social” de aquello que no lo es. Sin embargo, lo que no esperamos es que un destino mienta y que esa mentira se haga viral a nivel mundial. Esto precisamente es lo que le ha ocurrido a Visit Norway, el órgano encargado de la promoción de Noruega, que ha aprobado una campaña turística en la que el argumento principal ha sido que los habitantes de la isla de Sommaroy habían solicitado al parlamento noruego no tener que depender de horarios establecidos y convertirse, así, en la primera localidad mundial sin horario oficial. El objetivo de esta campaña era el de aumentar el turismo hacia esa isla e iba, incluso, acompañada de una imagen de un representante de la isla con un parlamentario de Noruega (vía www.preferente.com).

Photo by Mikita Karasiou on Unsplash

Visit Norway y la agencia responsable de esta campaña han tenido que pedir disculpas por esta noticia falsa (fake new), que fue publicada por más de 1400 medios de comunicación en todo el mundo (pasando por la CNN, The New York Times o Euronews), reconociendo que tendrían que haber explicado que se trataba de una campaña publicitaria. ¿Les habrá merecido la pena? La realidad es que 1200 millones de personas en el mundo (el alcance total de esos 1400 medios de comunicación) han podido conocer la existencia de esta remota isla del norte de Noruega.

El turista también miente

Más allá del postureo que subimos a nuestras redes sociales sobre todo en vacaciones, según un reciente estudio de jetcost realizado a 3000 europeos de España, Portugal, Inglaterra, Alemania, Francia e Italia, todos ellos reconocieron haber mentido en algún aspecto sobre sus vacaciones. De ellos, los que menos mienten son alemanes (45%) y, franceses (47%) y, los que más, los españoles (68%) seguidos de los italianos (65%).

Y no, no se trata de que hayan exagerado sobre las excelencias del hotel elegido, del restaurante donde cenaron a la luz de la luna o del buen tiempo que les hizo durante todos lo días que estuvieron en la playa, no. Centrándonos en España, 3 de cada 10 personas encuestadas han admitido mentir sobre el destino elegido para pasar sus vacaciones porque les daba vergüenza decir dónde habían estado realmente. Sí, como lo leéis: vergüenza.

También han admitido mentir sobre la cantidad de alcohol que han consumido sobre sus días de vacaciones; lo que no sabemos es en qué sentido mentimos: si admitiendo haber consumido más alcohol del real o si, por el contrario, disminuyendo el número de cervezas o copas ingeridas. ¿Y queréis saber quiénes son los principales destinatarios de nuestras mentiras? Los compañeros de trabajo, por eso de no ser menos en la máquina del café, seguidos de familiares y amigos. En bitubi comunicación seguimos con la boca abierta; estupefactas estamos.

¿Y si elegís el destino de vuestras vacaciones en función de lo que os haya contado alguien de vuestro entorno y cuando llegáis al mismo os dais cuenta de que nada de lo dicho es verdad? De la misma forma que a la hora de comprarnos un coche, recurrimos a foros de expertos o a profesionales para comparar las opciones que ofrece el mercado, a la hora de preparar un destino vacacional, también deberíamos hacerlo y no deberíamos dejarnos aconsejar solamente por amigos y conocidos. Blogueros “serios” de viajes, profesionales como los agentes de viajes y revistas y foros especializados seguro que nos son de gran ayuda.

 


Crédito imagen destacada: Photo by Nad Hemnani on Unsplash

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *